Cargando...
Fundación de los Museos - Página 9

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 
 
 

Museos Vaticanos I

   

Museos Vaticanos II

   

Museos Vaticanos III

 

Fundación de los Museos Vaticanos

En 1756, Benedicto XIV funda el Museo Sacro de la Biblioteca, ¨para acrecentar el esplendor de la Urbe y atestiguar la verdad de la religión a través de los monumentos sacros de los cristianos¨. En 1767, Clemente XIII funda allí­ mismo el Museo Profano ¨para conservar los monumentos de la antigüedad romana¨.

Durante los pontificados de Clemente XIV, Pio VI y Pio VII, y ante la necesidad de conservar y proteger un patrimonio amenazado sobre todo por exportaciones cada vez más frecuentes, se crean los museos Pí­o-Clementino (1771-1793) y Chiaramonti, la Galerí­a Lapidaria (1807-1810) y el Brazo Nuevo (1822). En esta época, se renueva el impulso constructivo, se realizan enormes gastos y se designan consultores calificados como Johann Joachim Winckelmann, Comisario de Antigüedades del Estado Pontificio de 1763 a 1768 y Antonio Canova, Inspector General de Antigüedades y Bellas Artes de 1802 a 1822). El Papa Pio VI, cuando todaví­a es monseñor Gian Angelo Braschi, Tesorero General de Clemente XIV, utiliza el producto de las loterí­as para adquirir antigüedades.

Por otra parte, gracias a la experiencia que se habí­a tenido con Francia, se crea una legislación sobre excavaciones y comercio de antigüedades, así­ como se promulga, en 1820, el Edicto Pacca, que controlaba las excavaciones garantizando a las colecciones públicas el derecho de prelación en la elección de las piezas.

En 1837, debido a la intensa actividad desplegada en las excavaciones realizadas durante las primeras décadas del siglo XIX en la Etruria Meridional, se hace indispensable la creación de un nuevo museo de monumentos etruscos: el Museo Gregoriano Etrusco, inaugurado por Gregorio XVI. Asimismo, el interés que, por las antigüedades egipcias, despierta el desciframiento de la escritura jeroglí­fica, lleva a fundar en 1839 el Museo Gregoriano Egipcio.

Para las antigüedades clásicas que se iban descubriendo continuamente en el Estado Pontificio, se funda en el Palacio Lateranense, en 1844, el Museo Gregoriano Profano y, en 1854, a los dos años de la constitución de la Comisión de Arqueologí­a Sacra, Pí­o IX manda colocar allí­ mismo una colección de antigüedades cristianas.

Con el fin del Estado Pontificio, en 1870, los Museos Vaticanos comienzan a desarrollarse siguiendo una continua reelaboración crí­tica y expositiva del patrimonio tradicional y una polí­tica de crecimiento más clara y coherente con la í­ndole de la misión de la Iglesia en el mundo. Se funda entonces, el 27 de octubre de 1932 la sede definitiva de la Pinacoteca, bajo el pontificado de Pí­o XI, donde se exponen al público, junto con otras obras del Vaticano, los cuadros sustraí­dos por Napoleón con el Tratado de Tolentino en1797 y devueltos a raí­z del Congreso de Viena en 1815.

En 1925, la Exposición Misionera en el Vaticano sirve de ocasión para instituir el 21 de diciembre de 1926, en el Palacio Lateranense, un Museo Misionero-Etnológico.

En 1960 se crea la pequeña sala de los Originales Griegos, fruto de una distinción más precisa de las caracterí­sticas propias de la obra griega en el ámbito ¨clásico grecorromano¨. Además, en 1970, se trasladan a un nuevo edificio construido para este fin, según el proyecto de los hermanos Passarelli, las antiguas colecciones lateranenses de los museos Gregoriano Egipcio y Gregoriano Etrusco, los cuales reciben una nueva organización en 1992, 1994 y 1996.

Igualmente, en 1973 se inauguran en el Vaticano el Museo Misionero-Etnológico, que también se encontraba en el Palacio Lateranense, la Colección de Arte Religioso Moderno y el Museo Histórico, donde las antiguas berlinas papales, junto con armas y uniformes de los cuerpos armados pontificios, disueltos en 1970, pasan de la actualidad a la historia. Este Museo fue dividido en 1985 en Museo Histórico propiamente dicho, con sede en el Palacio de Letrán y Museo de las Carrozas.

 

   
© ALLROUNDER
Subir

Subir