Cargando...
La Basí­lica de San Pedro - Página 7

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
 
 

Ciudad del Vaticano

   

Museos Vaticanos I

   

Museos Vaticanos II

 

Basí­lica de San Pedro

La Basí­lica Papal de San Pedro (en latí­n: Basilica Sancti Petri, en italiano: Basilica Papale di San Pietro in Vaticano), conocida comúnmente como Basí­lica de San Pedro, es un templo católico situado en la Ciudad del Vaticano. La basí­lica cuenta con el mayor espacio interior de una iglesia cristiana en el mundo, presenta 193 m de longitud, 44,5 m de altura interior y 137,50 m en el exterior de la Cúpula, y abarca una superficie de 2,3 hectáreas. La altura que le confiere su cúpula hace que sea una caracterí­stica dominante en el horizonte de Roma. Es considerada como uno de los lugares más sagrados del catolicismo. Se ha descrito como «la ocupante de una posición única en el mundo cristiano», y como «la más grande de todas las iglesias de la cristiandad».

En la tradición católica, la basí­lica es el lugar de entierro de San Pedro, que fue uno de los doce apóstoles de Jesús de Nazaret, primer obispo de Antioquí­a, primer obispo de Roma y, por lo tanto, el primero de los pontí­fices. La tradición y las evidencias históricas y cientí­ficas sostienen que la tumba de San Pedro está directamente debajo del altar mayor de la basí­lica; a causa de esto, muchos papas han sido enterrados en San Pedro desde la época paleocristiana. En el sitio de la actual basí­lica han sido construidas iglesias desde el siglo IV. La construcción de la actual basí­lica, sobre la antigua basí­lica constantiniana, comenzó el 18 de abril de 1506, y finalizó el 18 de noviembre de 1626.

Como obra arquitectónica, es considerada como el mayor edificio de su época. A diferencia de la creencia popular, San Pedro no es una catedral, ya que la Archibasí­lica de San Juan de Letrán es la catedral de Roma.

La Basí­lica de San Pedro es una de las cuatro basí­licas papales o basí­licas mayores de Roma; las otras son: Archibasí­lica de San Juan de Letrán, Basí­lica de Santa Marí­a la Mayor y Basí­lica de San Pablo Extramuros.

La Basí­lica de San Pedro no es ni la sede oficial del papa, ni se encuentra la primera entre las principales basí­licas de Roma, pues este honor lo ostenta la catedral de Roma, la Archibasí­lica de San Juan de Letrán, tampoco es la parroquia de la Ciudad del Vaticano, ya que actualmente es la Capilla Paulina la que funciona como tal. Sin embargo, es la principal iglesia pontificia, al celebrarse en ella la mayorí­a de las ceremonias papales, debido a su tamaño, a su proximidad a la residencia papal y a su ubicación dentro de la Ciudad del Vaticano.

La Cátedra de San Pedro o cátedra es una silla antigua que se supone fue utilizada por San Pedro, pero que en realidad fue un regalo de Carlos el Calvo, y utilizada por varios papas. Ocupa una posición elevada en el ábside, apoyada sobre los Doctores de la Iglesia, e iluminada por el Espí­ritu Santo.

Anterior a la actual, la antigua basí­lica fue construida en el lugar donde se encontraba la tumba de Pedro, no lejos del circo de Nerón. Las obras fueron ordenadas por el emperador Constantino, a expensas del papa Silvestre I; comenzaron entre el 326 y el 330, y finalizaron 30 años después. Ante el altar mayor de esta iglesia fueron coronados muchos emperadores, como Carlomagno, a quien el papa León III impuso la corona imperial el dí­a de Navidad del año 800.

La actual Basí­lica puede albergar a 60.000 personas, siendo sus dimensiones: 193 m. de longitud y 140 m. de anchura. Fue construida en el S.IV por Constantino, sobre el lugar de la sepultura del apóstol San Pedro. Se comenzó a reedificar en 1506 en estilo renacentista y barroco, hasta que en 1546 Miguel íngel asumió el proyecto. En 1626 el Papa Urbano VIII consagró el nuevo templo.

Entre otros detalles podemos apreciar:

  • La estructura exterior de La Basí­lica de San Pedro, que no tiene campanarios altos y que el que hay se encuentran bajo el relog de la derecha (la izquierda mirando de frente), la estructura del edificio en sí­ misma, aparte de ese detalle ya es alucinante.
  • La estatuas de la corniza de la Basí­lica.
  • La estatua de San Pedro.
  • La estatua de San Pablo.
  • La nave central.
  • La Puerta Santa. Cinco puertas de bronce dan acceso al interior de la Basí­lica. La última de la derecha es la Puerta Santa. Esta puerta tan solo se abre en los años de jubileo, significando el perdón a aquellos peregrinos que llegan hasta Basí­lica.
  • La Puerta de Filarete.
  • El mosaico de la nave central.
  • La Cúpula. La Cúpula es obra de Miguel íngel, y es una de las obras arquitectónicas más majestuosas de todos los tiempos. Tiene 137,50 m. de altura y 42,45 m. de diámetro. Se puede subir a lo alto de la cúpula. Un ascensor te sube hasta la terraza del Vaticano. A partir de aquí­ se suben unas escaleras interiores que bordean la cúpula, de tal manera que a medida que se sube, las paredes se van inclinando cada vez más. Desde lo alto se admira una maravillosa vista de la ciudad.
  • Las vistas desde el interior de la Cúpula.
  • Inscripción en la Cúpula - Las letras son de 1,8 metros de altas.
  • Mosaico de la Cúpula.
  • Las cúpulas menores de la Basí­lica. Miguel íngel volvió a la idea original para la Basí­lica, ahora con una sola entrada principal y no las cuatro abiertas por Bramante a los extremos de la cruz griega, y la dotó de pilares ochavados en el crucero para sostener una grandiosa cúpula sobre tambor. El sistema de equilibrio exigido por la cúpula coincide con la solución de contrarrestarla con cuatro cúpulas menores tras los pilares -sólo se construirán con tambor dos de ellas.
  • Inscripción con letras de 1 metro el lo alto e las naves.
  • La Piedad de Miguel íngel.
  • Sacristí­a de la basí­lica.
  • Presbiterio de la basí­lica. Es donde está la Cátedra de San Pedro (Cathedra Petri, o Trono de San Pedro).
  • Pila bautismal de la basí­lica - Mario Taffetti - 1996.
  • Baldaquino de San Pedro sobre la tumba del Santo.
  • San Andrés en una de las cuatro columnas que sustentan la Cúpula.
  • San Longinos en una de las cuatro columnas que sustentan la Cúpula.
  • Santa Elena en una de las cuatro columnas que sustentan la Cúpula.
  • Santa Verónica en una de las cuatro columnas que sustentan la Cúpula.
  • San Antonio Marí­a Zaccaria.
  • San Bruno.
  • San Guillermo de Vercelli.
  • San Pablo de la Cruz.
  • San pedro de Alcantara.
  • Reliquia - Cabellos de la Virgen.
  • Monumento a los Estuardo.
  • Monumento a la Reina Cristina de Suecia.
  • Monumento a Clementina Sobieski.
  • Monumento a Matilde de Canossa.
  • Relieve de León I el Magno expulsando a Atila.
  • Post-it con el nombre de todos los Papas. En el interior de la Basí­lica, hay este mural en que está la inscripción de todos los Papas que han habido, desde San Pedro a Juan Pablo II, indicando el año en el que accedieron al pontificado.
  • La estatua de San Pedro. Se encuentra en el último pilar de la derecha. Construida en el S.XIII, San Pedro aparece sentado en su trono. Esta estatua en bronce, ha sido siempre muy venerada en el curso de los siglos, como lo prueba el pie derecho, consumido por los besos de millones de fieles.
  • Tumba de Urbano VIII.
  • Tumba de Alejandro VII.
  • Tumba de Pí­o VIII.
  • Tumba de Inocencio VIII.
  • Tumba de Inocencio XI.
  • Tumba de Alejandro VIII.
  • Tumba de Benedicto XIV.
  • Tumba de Clemente X.
  • Tumba de Clemente XIII.
  • Tumba de Clemente XIV.
  • Tumba de Juan Pablo II.
  • Tumba de Juan XXIII.
  • Tumba de León XI.
  • Tumba de Pí­o VII.
  • Tumba de Pí­o X.
  • Tumba de Benedicto XV.
  • Tumba de Gregorio XIII.
  • Tumba de Inocencio XII.
  • Tumba de San Josafat.
  • Tumba de San Gregorio Magno.

 

Visita virtual de la Basilica de San Pedro

Pincha en el menú o en los puntos de la imagen

 

 

 

 

 

1. Presbiterio

2. Altar

3. Transversal Norte

4. Transversal Sur

5. Nave

6. Capilla del Coro

7. Piedad

8. Altar de San Gerolamo

 

   
© ALLROUNDER
Subir

Subir