Cargando...
La Plaza de San Pedro - Página 8

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
 
 

Ciudad del Vaticano

   

Museos Vaticanos I

   

Museos Vaticanos II

 

La Plaza de San Pedro

La Plaza de San Pedro (Piazza San Pietro, en italiano), se encuentra situada en la Ciudad del Vaticano, dentro de la ciudad y capital italiana de Roma y precede, a modo de gran sala perí­ptera, a la Basí­lica de San Pedro, el magno templo de la cristiandad. Fue enteramente proyectada por Gian Lorenzo Bernini entre 1656 y 1667.

A la plaza se accede desde la Via della Conciliazione y muestra, al fondo, la magní­fica fachada de la Basí­lica de San Pedro; esta ví­a comienza en el largo Giovanni XXIII, muy cerca del castillo de Sant'Angelo, junto al rí­o Tí­ber, pasando al final por la plaza Pí­o XII.

La plaza es una gran explanada trapezoidal que se ensancha lateralmente mediante dos pasajes, con forma elí­ptica, de columnatas rematadas en una balaustrada sobre la que se asientan las figuras de ciento cuarenta santos de diversas épocas y lugares; en su interior se encuentran dos fuentes, una en cada foco de la elipse,y en medio de la plaza se erigió un monumental obelisco (de 25 metros de alto y 327 toneladas), un bloque pétreo sin inscripciones traí­do desde Egipto que estaba en el centro de un circo romano. En 1586 el Papa Sixto V decidió colocarlo frente a la Basí­lica de San Pedro en memoria del martirio de San Pedro en el Circo de Nerón. Se le conoce como el "testigo mudo", pues junto a este se crucificó a Pedro. La esfera de bronce de la cúspide que, según la leyenda medieval, contení­a los restos de Julio César, fue reemplazada por una reliquia de la cruz de Cristo. Los dos pasajes de columnas (284 de 16 metros cada una) se abren a cada lado simbolizando el abrazo de acogida de la Iglesia al visitante que parece invitan a entrar.

En esta plaza, el Papa suele celebrar algunas liturgias solemnes (especialmente aquellas que reúnen a multitudes demasiado grandes como para que entren en la ya de por sí­ inmensa basí­lica) y otros encuentros, sobre todo audiencias públicas. La famosa Plaza de la Concordia en Parí­s es una copia de esta plaza ya que tanto el obelisco como las fuentes y su distribución son idénticas a las de San Pedro.

Al inicio del siglo XVI, la plaza era rectangular y tení­a un desnivel de alrededor de diez metros entre el llamado Borgo Nuovo y el pie de la escalinata que conducí­a a la basí­lica.

Alejandro VI para el jubileo del año 1500 hizo abrir la primera ví­a rectilí­nea de Roma, entre el Puente Sant'Angelo y el portón del Palacio Vaticano, atravesando la platea con una franja empedrada, inclinada cerca de seis grados con respecto al eje de la basí­lica antigua. Borgo Nuovo genera ante el portal de ingreso a los palacios una prospectiva de alrededor de 800 metros: se trata de la confirmación de que Alejandro VI no querí­a que la basí­lica de San Pedro tuviera ningún rol prioritario en relación con la ciudadela pontificia; en cambio preferí­a como punto de referencia el palacio, la curia, la residencia del Papa.

La Via Recta o Via Alessandrina o Via Borgo Nuovo es la primera calle rectilí­nea centrada en el portón de un palacio. La intención nace en el ámbito de un programa que no es arquitectónico: no se preveí­a reconstruir San Pedro ni los palacios vaticanos según un diseño único.

Cuando todo fue demolido y reconstruido en relación con la Basí­lica, esta calle no fue eliminada. El portón será el Portone di Bronzo al que sigue un corredor que lleva a la Scala Regia y de ahí­ a la sala del mismo nombre que sirve de entrada a la Capilla Sixtina o al departamento del Santo Padre.

Cuando Bernini afronta este nuevo reto de La Basí­lica, piensa en un espacio para la plaza con forma de trapecio. Las dos alas rectilí­neas deben estar separadas de la escalinata central, y el piso de la nueva basí­lica quedará tres metros más alto que el antiguo de manera que quede suficiente espacio para las criptas.

La inclinación de los "corredores" hace que Bernini renuncie a la solución anterior de dejar un orden recto, e inserta una arquitectura oblicua que da la impresión de un único grupo arquitectónico que circunda la plaza. Sin embargo, debí­a aceptar la presencia del obelisco en el centro de la plaza con los cambios en el eje mayor.

El pórtico de la basí­lica serví­a a la tradicional procesión del dí­a de Corpus Christi, guiada por el Papa a través de las calles vecinas del Borgo y protegida por grandes baldaquinos. El Papa Alejandro VII intervino introduciendo la idea del pórtico libre y permitiendo a Bernini volver a pensar el proyecto. Con las demoliciones el Borgo pasó de ser una localidad habitada por personas pobres a otro nivel más "aristocrático". Se optó finalmente por la forma oval con dos semicí­rculos que es una forma geométrica más usada en la arquitectura cristiana que la elipse. Bernini escribió:

La chiesa di S. Pietro, quasi matrice di tutte le altre doveva haver' un portico che per l'appunto dimostrasse di ricever í  braccia aperte maternamente i Cattolici per confermarli nella credenza, gl'Heretici per riunirli alla Chiesa, e gl'Infedeli per illuminarli alla vera fede. La iglesia de San Pedro, cual matriz de todas las demás debe tener un pórtico que muestre que recibe con los brazos abiertos, maternalmente, a los católicos para confirmarlos en la fe, a los herejes para reunirlos en la Iglesia y a los infieles para iluminarlos hacia la verdadera fe.


En la solución definitiva la columnata corre en un piso inclinado casi imperceptiblemente y se levanta con tres peldaños uniformes.

La larga serie de las 162 estatuas de santos, cada una corresponde a una columna representa a la Iglesia triunfante en relación con la Iglesia militante, es decir, la multitud de fieles que rezan en la plaza. Las dimensiones de las esculturas, realizadas por colaboradores de Bernini y bajo su supervisión, son exactamente la mitad de las que se colocaron en la fachada de la basí­lica con los doce apóstoles y el Cristo al centro.

 

Visita virtual de la Plaza de San Pedro

Pincha en el menú o en los puntos de la imagen

 

1. Fuente izquierda

2. Entrada

 

   
© ALLROUNDER
Subir

Subir